Un efecto imprevisto de la cuarentena: las recaídas en las drogas o el alcohol. ¿Cómo evitarlas?

Aunque las medidas de confinamiento que se han tomado para intentar contener la pandemia de la COVID-19 no han sido fáciles para nadie, hay un grupo que es particularmente vulnerable: las personas en proceso de rehabilitación de las drogas o el alcohol.

En circunstancias tan complicadas con las rutinas trastocadas, mayor aislamiento, picos de ansiedad, incertidumbre y aburrimiento, esta población puede verse tentada a recurrir al uso de la sustancia a la que es adicta, como un mecanismo de compensación. No sería raro; las estadísticas indican que hasta el 80% de los adictos recaen al menos una vez antes de alcanzar la sobriedad total, y esos estudios no toman en cuenta la variable del coronavirus. Veamos entonces qué se puede hacer para evitar una recaída en el abuso de sustancias.

Evita tener en casa las sustancias problemáticas: es un hecho que las ventas de bebidas alcohólicas se han disparado en muchos países durante la cuarentena. Si te estás recuperando del abuso de alcohol, o hay en tu casa alguien en esa situación, evita por todos los medios comprar y mantener licores en casa o cualquier otra sustancia que pueda actuar con un “activador” de la adicción e impulsarte a consumirla (cigarrillos, por ejemplo).

Mantén el distanciamiento físico, pero evita el aislamiento social: el aislamiento social está estrechamente ligado a mayores niveles de adicción. Hoy más que nunca es importante entender que distanciarnos físicamente no significa alejarnos social y emocionalmente de la gente. Aunque no podamos estar a menos de 2 metros de los demás, hay numerosas formas de comunicarse y mantener una conexión sin riesgo, como las videoconferencias, las llamadas telefónicas, las redes sociales, WhatsApp. Expresa lo que sientes y si necesitas ayuda, pídela.

Sigue el tratamiento desde casa y aprovecha los recursos disponibles: la mayor parte de los centros de rehabilitación y organizaciones como Alcohólicos Anónimos (AA) y Narcóticos Anónimos (NA) siguen trabajando a distancia con sus pacientes y ofrecen muchos recursos y líneas de atención las 24 horas del día para atender llamadas de urgencia. Sigue participando en las reuniones semanales de los 12 pasos y no dudes en usar estas herramientas para seguir con tu tratamiento y comunicarte con un consejero en caso de necesitar apoyo. En el sitio web de AA y NA puedes encontrar más información útil.

Apóyate en actividades atractivas y placenteras para llenar los vacíos que deja la adicción: el síndrome de abstinencia que forma parte del proceso de rehabilitación usualmente viene acompañado de una sensación de vacío e insatisfacción, e incluso cuadros de ansiedad o depresión. Algo que ayuda es conseguir una nueva afición que te atraiga mucho y que puedas practicar desde casa para mantener el cuerpo y la mente ocupados, como jugar videojuegos, colorear mandalas, hacer cursos en línea en sitios web como Coursera o Doméstika, practicar meditación o yoga, o unirte activamente a un grupo virtual sobre un tema que te apasione.

Sentirte vivo, activo, conectado y sano es quizás el mejor mecanismo de compensación que tienes para evitar recaer en tu adicción. Si quieres más consejos para vivir con más plenitud, paz y felicidad búscame en mis redes sociales @lauraposadalifecoach.